La correcta hidratación de un futbolista

Una buena hidratación en los jugadores del fútbol es la base de un correcto entrenamiento, solo así se puede reponer las pérdidas de electrolitos producidos en en cada jornada física, el agua corresponde el 60 a 65% del peso neto corporal, por ello las consecuencias de su baja presencia en el cuerpo pueden ser fatales. La deshidratación de un jugador puede ser la causa común de bajo rendimiento en la cancha, a través del sudor se pierden electrolitos fundamentales para el funcionamiento correcto corporal, cómo lo son el sodio y potasio, la ausencia de los mismos puede generar desestabilidad en la salud del jugador y por ende en su desempeño dentro del juego.

Es recomendable que se tomen líquidos a lo largo de la jornada de ejercicio intenso, concentrar el consumo de bebidas en un momento específico del día puede provocar una distensión gástrica que provoca sensación de pesadez en los jugadores, además de retrasar su digestión, factores que significan una reducción del desempeño corporal en un 30%, de acuerdo a lo descrito por lo expertos de compañías dedicadas al tratamiento de agua, entre ellas destacan las opiniones Star Holding, cuyos científicos se han dedicado al estudio de deportista por años.

Si se requiere una rápida reposición de líquidos, se deben consumir bebidas frescas y en sorbos grandes, para que de esta manera se acelere su paso en el estómago y sea asimilado con más facilidad, el agua osmotizada es una excelente opción. Los síntomas clásicos de deshidratación es confusión mental, calambres, mareos, náuseas y fatiga extrema, en caso de presentarse el jugador debe abandonar la cancha y tomar agua lo antes posible.

Durante los entrenamientos, partidos y terapias de recuperación, la hidratación es un tema fundamental, sobre todo cuando los jugadores se someten a grados ambientales extremos en donde la humedad pueda jugar en contra generando una pérdida constante de líquidos. También el consumo de agua debe ser tomado en cuenta de acuerdo a la hora en que se de el partido, no son las mismas condiciones para los que juegan a las 4 o 7 pm que aquellos jugadores que tienen el encuentro justo al mediodía. En fin, la cantidad de líquido que se pierde en este ejercicio depende de muchos factores como la duración del partido, la temperatura, humedad y condición física, por ello es una obligación del ser humano mantenerse hidratado.

Uno de los clásicos errores que cometen los deportistas del fútbol es esperar a tener sed para decidir tomar agua, siendo esta la principal alarma de deshidratación por lo tanto una vez que se presenta es porque ya se tiene mucho tiempo deshidratado, y tu cuerpo a agotado por completo todas sus reservas de electrolitos. Para mantener tu hidratación al máximo puedes hacer un plan que te permita conservar tus electrolitos al máximo:

  1. A dos horas del partido te recomendamos tomar líquidos enriquecidos, de temperatura ambiente pero al mismo tiempo que sea refrescante, con la idea de no ocasionar un malestar digestivo que vaya a afectar tu rendimiento.
  2. Durante el partido pueden tomar agua a pequeños sorbos, de esta manera mientras están jugando los futbolistas no tienen pesadez digestiva.
  3. Luego de haber finalizado el partido pueden continuar con este plan de hidratación de forma constante. Para ello se recomienda llevar una botella o envase de líquido y así consumirlo a lo largo de la jornada física persistentemente.

Deja un comentario